Postura de Estados Unidos y  la Unión Soviética con el gobierno de Allende

1970, comienzo de la década de no solo la nueva innovación gubernamental en el mundo, si no otro paso para el ampliamiento del socialismo mundial y las intervenciones secretas de E.E.U.U.

En Chile se abre paso a nuevas elecciones, donde los candidatos Allende, con ideología soci




alista y Alessandri con ideología derechista llegan a las urnas. Allende vence por un estrecho margen de diferencia a Alessandri, y este se convierte en el primer gobierno socialista elegido democráticamente en todo el mundo.

Allende sumándose a Castro, tenían los únicos gobiernos en América con ideología marxista. Estados Unidos, al igual con el gobierno cubano, le genero un malestar en su política latinoamericana de capitalismo, sabiendo que si democráticamente un gobierno socialista llego al poder, fácilmente otro lo haría, por lo tanto Estados Unidos tendría que intervenir más drásticamente para quebrarlo.

La Unión Soviética, al igual que con Cuba busco ayudar a que el gobierno de Allende se mantuviera en pie, pero Estados Unidos  uso lo que se llamaría una estrategia de “silenciador” que penetraría y desestabilizaría a Allende y su gobierno, que seria la CIA.

Se puede usar varios puntos de vista para solventar  lo que fue la intervención de la Unión Soviética y Estados Unidos, en lo que fue el gobierno de Allende, desde las elecciones hasta su caída en el plació La Moneda.


Los documentos que se presentan a continuación acreditan la intervención
económica oculta en la política chilena tanto por parte de Estados
Unidos  lo que era conocido desde la publicación del informe Covert
Action in Chile en 1975 como de la Unión Soviética, hecho que se
comprueba y publica por primera vez a través de la revista Estudios Públicos.
“Los Estados
Unidos en Chile y Chile en los Estados Unidos, 1963-1975”, “El embajador
Edward M. Korry en el CEP” y “Chile en los archivos de Estados
Unidos (1970)”— trata de las revelaciones y documentos del embajador de
los Estados Unidos en Chile, Edward Korry (1967-1971) Estudios Públicos da a
conocer en este número —“Algunos aspectos de la ayuda financiera del PC
de la URSS al comunismo chileno durante la Guerra Fría” y “Chile en los
archivos de la URSS (1959-1973)”, una selección de documentos soviéticos—
son el resultado de una investigación del CEP en los archivos secretos
de la Unión Soviética, en particular, del Comité Central del Partido
Comunista de la Unión Soviética (CC del PCUS), del Ministerio de Relaciones
Exteriores de la URSS y de la KGB.
Elecciones Presidenciales Chilenas

Desde 1952, siendo la primera candidatura de Allende al poder como candidato socialista, despertó cierta inquietud del gobierno estadounidense, aun que no alcanzo la mayoría de votos. Allende fracasando también en las elecciones de 1958 y 1964, se podría decir que las campañas de los candidatos no fueron lo mas transparentes.

En 1963 el Partido Comunista de Allende recibe 200 mil dólares de parte de la URSS. En 1964 Estados Unidos destinó 3 millones de dólares a la campaña de Eduardo Frei Montalva, venciendo en las urnas a Allende, así Estados Unidos a través de la CIA financió más de la mitad de la campaña de Frei sin que este lo supiera. Se estima que la misma cantidad de 1962 llega a la campaña de Allende de parte de la URSS en 1964.
En 1970, la URSS canaliza 400 mil a Allende, y  Estados Unidos aprobó 425 mil dólares a las candidaturas no marxistas, aunque Allende gano por una escasa diferencia al segundo más alto, Alessandri.

Los desafines ideológicos y de posicionamiento internacional de las potencias de la época sucumbieron a países terceros para imponer su régimen ideológico, tal ves no de la manera más  transparente. Su aporte siendo económico, ya empezando desde el marco de las urnas presidenciales chilenas, es notoria la intención de Estados Unidos como de la URSS lograr tanto el uno ganar territorio ideológico, como el otro defenderlo a todo costa.

Notoriamente Estados Unidos mantenía ventaja de aporte económico a los candidatos no-marxistas en chile, observando el desarrollo de Allende y viéndolo como una amenaza. La URSS hacia aportes esperanzadores, pero no implacables a la campaña de Allende, pero justo en el punto donde  esta llegaría a ser historia.



TRANSCURSO DEL GOBIERNO DE ALLENDE

·         Utilización de Medios de Comunicación y Gremios

Cuando el gobierno de Allende se mantuvo en el poder con el nuevo régimen socialista a es Estados Unidos le preocupo las medidas de regulación económicas, que las grandes empresas  se pierdan, que la comunicación se prive, y no haya oposición estable para que esta pueda comunicarse o progandearse. Estados Unidos buscaba mantener vivos los medios de comunicación y las fuerzas de oposición, lo importante era que tengan como hacerse escuchar. Estados Unidos  en 1971 se canalizaron 3 millones 577 mil dólares a los partidos, movimientos e instituciones antimarxistas, y entre enero y septiembre de 1973, se destinaron 200 mil dólares. La URSS  de manera constante y regular dio financiamiento para actividades políticas a Allende y para efectuar propaganda. En cuanto a la propaganda, el grueso de ella se hacía a través de diarios y radios propios o afines que presumiblemente no cobraban. El rayado de murallas, tan característico de la izquierda de la época, era realizado por brigadas de voluntarios para los que llegó a ser una forma de arte. En 1973 la URSS, proporciona 645 mil dólares para aquello

Estados Unidos logro una relación entre la empresa privada que producía el papel de periódicos, la prensa de oposición y la democracia. Esa movilización no habría sido posible sin la prensa, la radio y la televisión que la apoyaban, y sin el grave empeoramiento de la situación económica, en especial, la angustiante escasez de bienes de primera necesidad que se generaliza antes de
que el gobierno cumpla su segundo año en el poder, debido a que Estados Unidos logro  alinearse con la CODE (Confederación de la Producción y del Comercio, dueños de camiones, comercio detallista, estudiantes de las universidades católicas y amplios grupos de estudiantes secundarios, empleados bancarios, etc.) que logrará paralizar Chile, primero, en octubre de 1972 y, luego, a partir de abril de 1973, volviendo en definitiva intransitable la “vía chilena hacia el socialismo”, casi como un sabotaje.
·         Manejo de  la Milicia Chilena

El análisis de la Academia de Ciencias de la URSS, utilizando información del momento (julio de 1972), concluye que probablemente no habrá golpe de Estado en Chile y que Allende llegará al 76 como Presidente constitucional. La predicción descansa sobre un “supuesto” de que el grueso de los soldados del Ejército y cuerpo de Carabineros no son hostiles a la Unidad Popular. Incluso, muchos de ellos, se sostiene, son partidarios o, al menos, espectadores complacientes. ¿Sería esa la situación a la fecha y después cambió, o los soviéticos simplemente se equivocaron? El otro supuesto es la lealtad del alto mando a la Constitución y a las leyes, lo que tiende a interpretarse, pareciera, como lealtad al Presidente.

Se especula que durante 1972 Estados Unidos por medio de organizaciones secretas infiltradas en Chile como es la CIA, puso y patrocino actos que harían la insurrección los militares y puso en planteamiento al gobierno de un peligro real de intentos de golpe de Estado.” Dichas acciones causantes de “estos ánimos” fueron: “alza de precios, problemas con el abastecimiento, asesinato de un carabinero, descubrimiento de la actividad funesta de grupos de ultraizquierda y de vínculos entre éstos y el PSCh, realización de entrenamientos militares por los socialistas. Todo esto para llevar a la brusca caída del prestigio del gobierno de Allende”.

Ya entonces está meridianamente claro para los dirigentes comunistas que el poder que está decidiendo la suerte del proyecto de la Unidad Popular es, fundamentalmente, el Ejército y Carabineros. A la vez, que su posición está determinada, por una parte, por la tradición constitucionalista, que pesa, y la actitud del alto mando al respecto. Se menciona un informe de la CIA, según el cual el 85% de las FF. AA. serían leales a la Constitución.
(¿Se equivocó la CIA?) Por otra parte, el “empeoramiento de la situación económica” también pesa.

El profundo decaimiento de la confianza del propio ejercito chileno hacia su gobierno puso el clavo final hacia el gobierno de Allende, el cual con la Unión Soviética no se estableció su postura firme, y Estados Unidos logo su cometido. “los oficiales del Ejército aprenden a gobernar el país...”

Estos documentos acreditan la influencia y el poder que las grandes
potencias consiguieron en países como Chile durante la Guerra Fría. Un
poder de magnificación de los conflictos, de potenciar a ciertos grupos y
líderes de un sector respecto de otros de ese sector, de crear a veces por
imantación intelectual y política un ambiente propicio a las quimeras que la
realidad haría pedazos dolorosamente. También demuestran sus limitaciones,
su incapacidad para moldear los acontecimientos. Porque al fin y al
cabo ni Frei, ni Allende, ni Pinochet resultaron ser lo que Estados Unidos o
la Unión Soviética, en su caso, esperaban de ellos. Estos textos muestran
que, a la larga, los demás tienen sobre nosotros el poder que estamos

dispuestos a concederles.

http://www.google.com.ec/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CCoQFjAA&url=http%3A%2F%2Fwww.cepchile.cl%2Fdms%2Farchivo_1144_303%2Frev72_fontaine.pdf&ei=zrfDUeTlC8XS0gH04IHQAw&usg=AFQjCNHT3GoL6kDNOtAIBFZsoys-0ydJPg&sig2=fJHKhsoQNadD75ll69gb9A&bvm=bv.48293060,d.dmg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada